Amor por el deporte
La historia de Euro-Sportring es una historia acerca de las personas - hombres y mujeres, chicos y chicas, de todas las edades, vestidos con sudaderas o con trajes, todos ellos unidos por el amor por el deporte

Un deseo de compañerismo internacional

Nuestra organización se fundó en los años 50, en una época en la que Europa todavía se estaba recuperando de la Segunda Guerra Mundial. El continente había sufrido una devastación generalizada por lo que tuvo que reconstruirse casi todo.

En una época en la que la gente tuvo que enfrentarse a las consecuencias de la guerra y del malestar económico, un señor holandés tuvo la idea de organizar un evento deportivo internacional: un torneo de tenis de mesa en el que participaron amantes del deporte de los Países Bajos y Alemania. 

Este señor holandés es George Oudt. Su iniciativa fue la primera de lo que desde entonces ha sido una serie infinita de eventos deportivos internacionales...
 

“……posteriormente, en 1951, diez autobuses llenos de jugadores de tenis de mesa procedentes de todas las regiones de los Países Bajos, cruzaron las fronteras hasta la región de Sarre.”

George Oudt, impulsor y fundador de Euro-Sportring

film jubileum x264

 

1951

¿Por qué lo hice? ¡Simplemente no me lo podía sacar de la cabeza!

Así lo dijo George Oudt, el mentor y fundador de Euro-Sportring. Motivado por sus propias experiencias y por la idea de juntar a gente de diferentes nacionalidades a través del deporte, organizó, en 1951, el primer intercambio deportivo. Diez autobuses llenos de jugadores de tenis de mesa procedentes de todas las regiones de los Países Bajos viajaron a la región de Sarre, en Alemania, para encontrarse con otros compañeros jugadores de tenis de mesa. Un año más tarde, los equipos alemanes les devolvieron la visita.

Euro-Sportring empezó con el tenis de mesa, pero rápidamente se hizo evidente que había una necesidad mucho mayor de que se establecieran contactos internacionales relacionados, sobre todo, con el fútbol. Trabajando desde un ático recóndito en Ámsterdam, los primeros miembros de la organización hicieron mucho trabajo de base. Cada vez que había alguna posibilidad de un intercambio deportivo internacional, se tomaban la molestia de localizar detalladamente a los clubes extranjeros o a las federaciones adecuadas.

1960

Organización y desarrollo

En 1960, la red internacional de voluntarios que se había organizado con tanta pasión y paciencia, necesitaba tener una forma más concreta y definida. Esto llevó al nacimiento de la fundación Euro-Sportring como una organización oficial y sin ánimo de lucro con la misión de juntar a la gente joven de Europa en los terrenos de juego. Desde el principio, a las asociaciones deportivas les pareció una gran iniciativa. Los Países Bajos, Dinamarca y Alemania formaron las bases de la organización. En los años sesenta, se unieron Austria, Inglaterra, Noruega y España. En poco tiempo, 50 voluntarios dedicaban todo su tiempo libre a formar la organización, unidos por su pasión por el deporte, su talento organizativo y sus amplios conocimientos de la escena deportiva local.

Por aquel entonces, los intercambios deportivos también eran unas vacaciones de verano para la mayoría de los participantes, que eran los invitados de los deportistas extranjeros durante una semana. El programa consistía en algunos partidos y muchas horas de diversión y felicidad en la sede del club o en los centros comunitarios.

“Alojar parejas casadas era la única dificultad que teníamos. A veces se les daba la cama de matrimonio de la familia de acogida.”
Günter Fleischer, Germany, voluntario de la zona de Frankfurt, Alemania

1970

Las familias de acogida cedían sus propias camas

En los primeros años, los participantes se alojaban con los miembros de las asociaciones de acogida. Esto significaba que los invitados extranjeros, a veces, tenían que dormir en el sofá. Cuando venían parejas, la familia de acogida cedía, en algún momento, sus propias camas. A causa de estas visitas, se establecieron fuertes vínculos personales y amistades, que se reforzaban al año siguiente cuando la asociación de acogida les devolvía la visita. Esta “obligación de reciprocidad” por parte de los equipos visitantes formó, originariamente, la base del programa de Euro-Sportring.”Algunos chicos terminaron durmiendo en las bañeras, pero nos encargamos de que esas bañeras fueran cómodas”.

 Norman Matthews, voluntario de la zona de Oxford, Inglaterra.

Durante los años 70, la gente perdió el entusiasmo en seguir pasando sus vacaciones en asociaciones extranjeras de acogida. En cambio, surgió la necesidad de organizar torneos en primavera, preferentemente en los fines de semana de primavera. Sin embargo, la capacidad de las familias de acogida no era suficiente para satisfacer la demanda durante los torneos, por lo que este tipo de alojamiento fue desapareciendo gradualmente. 

1980

Cada año que pasa, un paso adelante

El objetivo principal de Euro-Sportring es permitir que tantos amantes del deporte como sea posible puedan encontrarse en los terrenos de juego. En la infinita búsqueda de alojamiento asequible, a partir de finales de los años 70, empezaron a colaborar las primeras escuelas, cuyas clases empezaron a convertirse en habitaciones en las que los participantes con presupuestos más limitados podían dormir. Aquellos que podían permitirse gastar más dinero empezaron a alojarse en albergues y hoteles.

Las actividades operativas siguieron ampliándose. Euro-Sportring se extendió en ese momento por casi toda Europa occidental, al igual que también por numerosos países de la Europa Central. Euro-Sportring creció muy rápidamente entre 1960 y 1980. En 1960, unas 60 asociaciones de diferentes países cruzaron las fronteras para acudir a la aventura deportiva. El número aumentó hasta 275 asociaciones en 1970. Diez años más tarde, el número se multiplicó por cuatro hasta llegar a más de mil asociaciones.

“No suponía ningún problema que los niños tuvieran que dormir en el suelo.”
Pat McDermott, capitán de un equipo de Irlanda del Norte

1990

Gestión profesional con un toque de emoción

A finales de los años 70, Euro-Sportring puso en escena su primer torneo de gran envergadura. Lo que había empezado como la organización de torneos modestos de una o dos categorías y con un número limitado de equipos se convirtió, en aquel momento, en un extenso programa con una gran variedad de eventos internacionales.

Desde 1985, la expansión continuada del programa del torneo ha sido la prioridad principal. Cada año se añaden más torneos, y obtenemos record de participantes. A finales de los años 80, Bélgica e Italia se unieron al círculo de países de acogida. A mediados de los años 90, 5.000 equipos participaban ya en 80 torneos organizados en 12 países distintos.

“A finales de los 80, entre diez colegas acogimos a entre cuarenta y cuarenta y cinco grupos por año. En nuestra zona no había ningún torneo que no tuviera equipos extranjeros.’
Hermann Korfmacher, Alemania, presidente de la asociación de fútbol Westphalia y antiguo voluntario de Euro-Sportring

2000.....

A la búsqueda de nuevos horizontes

Durante un periodo de más de 40 años, la gran cantidad de gente que estuvo al pie del cañón en la organización se convirtió en una red internacional de miles de voluntarios. En el año 2005, jugadores y entrenadores de 8.000 equipos de más de 30 países que participaban en algunos de los 140 torneos descubrieron, por ellos mismos, que a lo largo de los años había un aspecto de Euro-Sportring que seguía siendo genuino y que no había cambiado, es decir, el entusiasmo por el deporte y la misión de juntar gente de distintas culturas y países diferentes.

“Lo que tenéis que entender de mí es que soy un poco obsesivo. Soy incapaz de empezar algo sin llévalo hasta el final.”
Jim Taylor, organizador de la Copa Blackpool en Inglaterra

Desde el principio, el desarrollo de Euro-Sportring ha estado estrechamente relacionado con los movimientos sociales. Por ejemplo, la apertura de las fronteras del antiguo bloque del este en los años 90, tuvo un reflejo inmediato en el programa de Euro-Sportring. La respuesta de la República Checa fue particularmente impresionante; desde 1991, el país ha participado de una manera cada vez más destacada en el programa de Euro-Sportring. En el año 2005, se organizaron más de diez torneos en la República Checa, en los que participaron más de quinientos equipos de unos veinte países.

Desde los años 50, los países de la Europa occidental han forjado fuertes lazos los unos con los otros, y los contactos internacionales son, ahora mismo, algo que se da por hecho. Por lo que se refiere a Euro-Sportring, su mayor desafío sigue siendo el de ampliar esta amigable cooperación internacional y, con ello, seguir cruzando fronteras y rompiendo barreras.

“Era increíble pensar que pudiéramos movernos libremente. Estábamos tan contentos que rápidamente fuimos a la deriva.”
Günther Braun, Alemania, entrenador de los juveniles del FC Magdeburg (antigua RDA)

Your request is processing...